BUSINESS INNOVATOR

VICTOR EVANS

Hablar de Smartbytes sin mencionar a Víctor Evans (q.e.p.d) resultaría inverosímil o al menos, una experiencia inconclusa. Víctor fue capaz de convertir su pasión en una compañía de tecnología y de orientarla hacía la resolución de los problemas de sus clientes y a la felicidad de cada uno de ellos. Autodidacta y lector voraz, todo aquello que aprendió, lo compartió con los seres que le rodeaban. Esta fascinación por instruirse y por ayudar a los demás lo llevó a fundar Smartbytes.

Siendo un niño ya soñaba con fundar su propia compañía de tecnología. De hecho, todo lo que logró obedeció a aquel firme propósito. Pero hacerlo realidad no fue fácil. Sin grandes fortunas a sus espaldas, convertir en una sola ecuación su filosofía de vida y trabajo le supuso amargos sacrificios: arriesgar, cambiar de estrategia constantemente y aprender de cada uno de sus errores, de cada uno de sus fracasos. Suena como un cliché pero como él mismo afirmó, “todos los días me estoy reinventado, compitiendo conmigo mismo”.

Comenzó a trabajar a los 19 años. La Bolsa de Valores de Panamá, Sonitel y Citibank fueron algunos de sus peldaños, siempre vinculados al sector financiero. Sin embargo, a pesar de estar sumergido en ese mundo de valores numéricos, Víctor mantuvo intacta su determinación.

Como amante de la tecnología, fue y es consciente del valor que concentra el tiempo, del valor de cada una de las experiencias y de los momentos que se comparten.

De este modo, cada una de sus prácticas laborales previas a Smartbytes las convirtió en oportunidades vitales de aprendizaje. Hasta que sintió que había llegado el momento que tanto había esperado. El momento de dejarlo todo y empezar un negocio completamente distinto a lo que estaba acostumbrado.

Desde cero. En el balcón de su casa, en un espacio en el que literalmente no cabían más de tres personas, Víctor fundó Smartbytes. Aquellos gratos recuerdos siempre los recordó con una sonrisa en su rostro. Ilusión, orden, disciplina y mucho, mucho trabajo. Víctor tenía las ideas claras y sabía que el modelo de negocio de tecnología debía refrescarlo. Fiel a su filosofía y su ADN de ayudar a las personas y a sus clientes, de querer hacer del éxito algo común, no solamente orientó su negocio en la reparación y venta de computadoras sino que se encargó de ofrecer soluciones integrales destinadas a resolver problemas. De hecho, la visión y misión que escribió cuando creó la compañía en 2003 es la misma, no ha cambiado un ápice: “soluciones siempre”.

El valor humano es otra pieza angular en Smartbytes. El grupo de personas que lo conforma ha hecho de la empresa un núcleo familiar. De distintos perfiles y procedentes de diversos campos, todas ellas comparten la pasión por su trabajo, la precisión y atención en los detalles y la plena dedicación al cliente.

De aquellas tres personas en el balcón a las cerca de 30 de hoy día han pasado 15 años y al igual que Smartbytes, hemos sido testigos de la evolución tecnológica. Sin embargo hay algo que no cambia en Smartbytes y es el mensaje central en la filosofía de Víctor: pasión por ayudar a cada uno de sus clientes. Como el gran líder que fue, su legado vivirá por siempre, fundamentado en valores atemporales e inamovibles.




Nuestros Valores

Poder implementar soluciones tecnológicas eficaces acorde a sus necesidades y a la realidad de cada uno. Mezclamos conocimiento, servicio y convicción en cada detalle, asegurando resultados medibles positivos.

COMPROMISO

Hacemos honor a nuestra palabra.

EFICIENCIA

Reinventamos el significado del tiempo.

CALIDAD

Disfrutamos de la perfección.

EXCELENCIA

No conocemos la conformidad.

Buscamos mentes brillantes, innovadoras y apasionadas

En Smartbytes todos compartimos algunas cosas en común: un espíritu joven, curioso y apasionado. Sabemos que la verdadera ventaja la llevan aquellos con una mentalidad de crecimiento y mejoramiento continuo. Si tú también compartes estos principios, aplica y únete a nuestro equipo. ¿Estás listo para innovar?